Impresión

en serigrafía

Marcial Serigrafía Logo

Impresiones 

sobre TODO tipo de material. 

En CUALQUIER espesor.

hasta 3 mt x 1,60 mt

desde 1967

Curado ultravioleta

impresión serigráfica

realizada con tintas UV.

SERIGRAFÍA

Cuando hablamos de serigrafía,

estamos hablando de una técnica, y de una forma de imprimir sobre varios materiales. Uno de los puntos importantes que tiene,  es su gran versatilidad  al poder usar un número variado de tintas.


Es por esto, 

que se convierte en un sistema único,

ya que se logran impresiones duraderas.

Con toda una diversidad de tintas, logramos imprimir con buena adherencia sobre muchos materiales, para que al momento de la impresión elijamos la tinta que tenga el mejor anclaje sobre el sustrato al que se le quiera aplicar una imagen, texto o diseño.

Matriz de Serigrafía / Copia de diseño en una seda serigráficaa
Seda de serigrafía, tela, stencil, malla.

La Seda.

(tela, gasa, malla, tejido)

 

 

Todo comienza con la elección de la seda

que decidimos utilizar para el diseño a reproducir.

Lo que se ve en esta imagen es una ampliación de cómo es una seda

de serigrafía, y cómo son los hilos que la componen.

 

La función de este tejido es retener la emulsión fotográfica que se va a aplicar a la seda, para realizar lo que nosotros llamamos "Matriz".

       MATRIZ       

una artesanía que

persiste en el tiempo

Proceso CMYK en serigrafía. Impresión del color negro (K).
Proceso CMYK en serigrafía. Impresión del color Magenta (M).
Proceso CMYK en serigrafía. Impresión del color amarillo (Yellow).
Proceso CMYK en serigrafía. Impresión del color Cyan.
Cuatricromía

Fotocromía, citocromía.

El proceso CMYK en serigrafía

Trabajo de Lubricantes Gulf.

Cuatricromía en serigrafía.

Serigrafía, Planograf, Screen Printing o Silk Screen, son diferentes nombres para un mismo sistema de impresión.

Realizamos nuestras

 propias matrices

Qué es la serigrafía?

El número de hilos que contenga esta seda será un punto importante, ya que no sólo es para retener la emulsión fotográfica con el diseño, sino que determinará la cantidad de tinta que será capaz de descargar este tejido al momento de imprimir.

 

A menor número de hilos, mayor descarga de tinta.

Cuando se requiera mayor poder cubritivo, no sólo dependerá del poder cubriente que pueda tener una pintura ni de la cantidad de pigmento que posea, sino que también es indispensable tener una malla que logre el propósito al que queremos llegar, y eso nos la provee la elección del tejido en conjunto con la tinta a utilizar.

 

Ahora por el contrario,

a mayor número de hilos que tenga esta seda, menor será la descarga de pintura. Por eso cuando queremos imprimir detalles finos o trazos muy delicados, es necesario elegir este tipo de  seda que nos permita hacer esto, y acá el tejido de mucho hilos es la ideal.

 

Luego que sabemos cuál es el tipo de tela que nos conviene usar, viene el proceso de realizar la matriz, copia o grabado sobre la seda.

La matriz, será la que nos provea el diseño que queremos imprimir.

Obtener una buena copia de la matriz redundará en la calidad de la impresión, por eso una buena emulsión con alto contenido de sólidos le dará definición a nuestra matriz y una excelente adherencia al tejido, y será óptima al momento de exponer cuando la emulsión se tenga quemar ante la luz.

Así es una matriz de serigrafía.

Copia fotográfica en marco o schablón serigráfico.

 

 

La parte más oscura, es la emulsión que se quemó ante la exposición de la luz. La emulsión quemada sobre el tejido queda adherida, y bloquea el paso de la tinta al momento de imprimir.

 

La zona clara es la parte donde la emulsión no se expuso a la luz y que al revelarla se disuelve, dejando así al tejido libre y  permitiendo que pase la tinta con el diseño que vemos en la imagen.

El proceso cmyk, es la forma en que se puede imprimir una imagen fotográfica o diseño de varios colores con 4 tonos básicos: el Cyan, Magenta, Yellow (amarillo) y Key Plate (negro).

 

Las tintas en este proceso de impresión cmyk son fabricadas especialmente, ya que al sobreimprimir los cuatro colores base, se deben obtener todas las gamas de colores que podemos llegar a ver en una imagen fotográfica, y aquí es necesario que estas pinturas tengan cierta transparencia para lograr todos los tonos a medida que los colores se van superponiendo.

 

En estas imágenes que ponemos a continuación, podemos ver cómo interactúa un color con otro, los tonos y los medios tonos que se van formando a medida que se avanza con la producción hasta llegar al color final.

 

Por la experiencia adquirida durante estos años haciendo este tipo de trabajos en cuatricromía, aprendimos que a veces es mejor "saltear" el orden de impresión CMYK, ya que hay colores que son más resistentes y otros que son más "débiles".

 

Cuando hablamos de resistencia o debilidad, nos referimos a que hay colores que ante la exposición a luz algunos tonos de color son más resistentes que otros, y cuando trabajamos con el proceso CMYK en serigrafía, nosotros elegimos imprimir como segundo color el amarillo y no el magenta, por dos razones:

El primero es que si en una imagen hay tonos como el rojo o el naranja (todas las imágenes tienen estos colores, salvo en muy contadas excepciones o en casos de monocromías), el magenta al ser un color más resistente a la luz que al yellow (Y), vendría a "proteger" al amarillo cuando se sobreimprime, y esto va a hacer que le dé más duración en el tiempo cuando la impresión sea expuesta a la luz.

 

Y la segunda razón que encontramos es que al tener ya impreso el color cyan, es que si una imagen a reproducir tiene algunos tonos verdes, al preparar la tinta del amarillo podemos modificarla en su intensidad para lograr esos tonos verdes que en algunos casos son predominantes en una imagen y lograr de esta forma que la reproducción final sea lo más leal a la imagen original.

Cada trabajo y cada imagen a reproducir/imprimir es particular, y es por eso que en cada servicio de impresión que realizamos, tenemos en cuenta todos estos detalles.

 

En el 90% de los trabajos realizados, utilizamos pinturas, tintas, de secado por evaporación. Las tintas vinílicas, acrílicas y las tintas para polipropileno son las más usadas en nuestro taller por los tipos de sustratos que nos traen para imprimir. Pero para algunos trabajos específicos, hacemos impresiones con tintas serigráficas de curado UV.

Las tintas de curado ultravioleta (UV) son pinturas que están formuladas con derivados de acrílicos en alta viscosidad y que por esto facilitan la impresión sobre los distintos materiales que se usan en la actualidad.

 

La alta viscosidad que mencionamos anteriormente, reaccionan a las emisiones de radiación ultravioleta y que genera lo que se llama y conoce como la POLIMERIZACIÓN, que transforma a esta tinta UV en un elemento con estabilidad y solidez. Esta polimerización de la que estamos hablando es muy útil porque nos permite realizar serigrafía en materiales que no son porosos, y que tienen la particularidad de no absorber tinta.

 

1º) Una de sus principales virtudes, es su rapidez de secado/curado.

En las tintas de secado por evaporación, hay que esperar que se termine de evaporar por completo los solventes que están integrados en la tinta. En el mejor de los casos se espera media hora para secar (va de acuerdo a la temperatura y a la humedad presente en el ambiente) pero a la gran mayoría nos pasa que hay que esperar varias horas de secado si queremos estar seguros de continuar con el próximo color, y ni que hablar si hablamos de apilar los pliegos ya impresos.

En UV, la pintura se cura en segundos.

Lo que tarda en pasar el pliego impreso por el cabezal con la luz ultravioleta es lo que tarda en curar, tal como se ve en el video que posteamos.
En este punto no hay nada que se pueda discutir y es sencillamente un ahorro de tiempo considerable.

Así que, éste sería el primer punto que habría para destacar: Velocidad de curado. 

 

2º) Otro punto virtuoso y también sumamente importante es la nitidez que se logra con este sistema de curado uv.

Se sabe en serigrafía, que el medio que hace la transferencia entre la tinta y el sustrato,

es la seda. La seda es en donde se hace el grabado matriz del diseño que se va a imprimir, y aquí es donde hay otro cambio importante. Si utilizamos las tintas clásicas, una regla en general para todos los talleres es usar una tela o seda de 120 hilos para tener una calidad más que aceptable en la mayoría de los trabajos.

 

En cambio para utilizar las tintas uv, tenemos que usar sedas más finas y no menor a 150 hilos, porque esta tinta no tiene NADA para evaporar, no pierde "tamaño"; o sea, nos obliga a usar sedas más finas y sabemos los que estamos en este oficio, que cuando queremos reproducir detalles muy finos o tener mayor nitidez en una impresión, debemos usar sedas de alto hilaje. Pero también sabemos que con las tintas tradicionales también se puede trabajar con sedas de muchos hilos, pero aquí es donde está la diferencia: con la tinta tradicional los solventes se evaporan a medida que imprimimos y hay que estar limpiando la matricería a cada momento si queremos mantener un cierto rango de calidad, cosa que con el uv no sucede. La tinta uv, hasta que no pase por el cabezal ultravioleta y se cure, va a permanecer intacta, NUNCA se va a evaporar.

Y al ser menor la descarga de tinta por usar sedas más finas, la calidad de impresión se ve reflejada. O sea, sedas más finas (con mayor números de hilos) mayor calidad en los trazos más finos, y por esto obtenemos un mayor control en la cantidad de pintura que la seda transfiere al material.